miércoles, 23 de diciembre de 2009

Mi propio top five de obras teatrales del 2009


Estas son las cinco obras que más me gustaron

1 - Luisa se estrella contra su casa - De Ariel Farace

2- De Hombre a Hombre - De Mariano Moro

3 - Como quien oye llover - De Juan Pablo Geretto

4- Me voy me voy - De Javier Dubra

5 - El Cristal - De Gusatavo Tarrío

Este año fui al Teatro

Este año además de hacer Teatro, vi bastantes obras. He aquí un listado de algunas sin orden de mérito. Son obras que se representaron en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en Festivales que se realizaron en Chaco, Córdoba, y en Iquique - Chile.

1. Un pez en la luna – De Walter Velázquez
2. Prohibido suicidarse en primavera –De Julia Czubaj
3. Nena no robarás – De Maruja Bustamante
4. Pídele al tiempo - De Leo Bosio
5. Visible – De Grupo La Fase con coordinación de Ana Alvarado
6. De mí – De Juan Coulasso
7. Cash – De José María Muscari
8. Oh! Juremos con plumas vivir – De Eduardo Solá
9. Souvenir – De Ricky Pashkus
10. Chiquito – De Analía Fedra García
11. Subió la carne – De Carlo Argento
12. El disparo – De Damián Ríos
13. Mother – De Mariela Asensio
14. De Noche – De Alejandro Tantanián
15. La Noche que Larry Kramer me besó – de Martín Alomar
16. Chúmbale – De Santiago Doria
17. Auténtico – de José María Muscari
18. Improvisación Mosquito – De Mosquito Sancineto
19. De Broadway a Corrientes – De Rony Keselman
20. Cascarita, no luce, ni cierra – De Pablo Iglesias
21. Rotary – de Hernán Morán
22. Es inevitable – De Diego Casado Rubio
23. La única manera (de contar esta historia es con mandarinas) – De Ana Lidejover
24. Nina – De Jorge Eines
25. Solas no Más – De Jorge Acebo
26. Todos los televisores van al cielo – Gabriel Wolf
27. De Hombre a Hombre – De Mariano Moro
28. Luisa se estrella contra su casa – De Ariel Farace
29. Como quién oye llover – De Juan Pablo Geretto
30. El Cristal de Gustavo Tarrío
31. Si te hubieras quedado conmigo – De Pablo Iglesias
32. Urdinarrain – de Hernán Morán
33. Madres que esconden – De Nazareno Molina
34. Una historia macanuda – De Martín Lavini
35. Me voy, me voy – De Javier Dubra
36. El bergantín – De Bernardo Cappa
37. Si creciste en los 80 – De Guillermo Forchino
38. Días de Libertad – De Fabián Ávalos
39. Lesbiviendo en Paraguay – De Creación Colectiva
40. Hay árboles – De Martín Lavini
41. Ispahán – De Alejandro Bilbao
42. No vayas a llorar – De Boris del villar
43. Geográfico – De Adrián Andrada y Facundo Dominguez
44. Jack en Navidad – De Paulina Moyano
45. Despobladores – De Andrés Cárdenas

jueves, 10 de diciembre de 2009

Entrevista a Martín Marcou para Aldea Cultural

Martín Marcou: "Me interesa forzar mi propia imaginación y la del espectador"

Martes, 08.12.2009



Entrevista Martín Marcou, actor, dramaturgo y director



"Estar rodeado de actrices es como seguir rodeado de aquel afecto que recibí de niño".

"Es necesario y legítimo que cada uno se exprese del modo que lo necesita, pero lamentablemente no hay público para todos".

"El público siempre recibe el trabajo de manera diferente. Cada función es única en ese sentido".

"Cuando se golpean puertas y no se abren, lo mejor es no esperar a que las cosas lleguen, sino salir en su búsqueda, sin tener miedo al error, a equivocarse".



Brillosa, Lamevulva, Tortita de Manteca: tres obras que tienen en común la exploración del universo femenino, bajo la visión de un mismo autor. Todas fueron presentadas en distintos escenarios en 2009, que ha sido un año intenso en la historia de Teatro Crudo, la compañía creada hace tres años por el actor, dramaturgo y director argentino Martín Marcou.


Nacido en Comandante Luis Piedra Buena, una pequeña localidad de la provincia de Santa Cruz, Marcou demostró desde los cinco años su vocación para la dirección teatral, pues pasaba las tardes de su infancia armando obras en la plaza del pueblo, como reveló en una entrevista para la Revista Afuera. Mientras algunos de sus amigos actuaban, otros se acercaban a mirar, anticipando lo que vendría a ocurrir años después.


Ya en la capital, el artista ingresó al Instituto Universitario Nacional del Arte (IUNA), donde cursó actuación, y a la Escuela Buenos Aires Comunicación (BAC), tomando estudios de dirección y producción en cine y televisión. Con más de quince años de carrera, varios montajes realizados y presentaciones llevadas a cabo dentro y fuera de Argentina, el director se viene firmando como uno de los más transgresores de la escena teatral porteña, asumiendo riesgos tanto en la temática como en la puesta de sus obras.


Hoy Marcou dirige a un equipo de poco más de diez personas, entre actores y técnicos, algunos de ellos integrantes del grupo desde su fundación, en 2006. En esta entrevista concedida en noviembre para ALDEA CULTURAL, el director realiza un breve balance de los tres años de existencia de su compañía, comenta la situación actual del teatro independiente argentino y habla sobre sus planes en las tablas y en otras áreas.


Tres momentos de Teatro Crudo en 2009


Tortita de Manteca

Estrenada en junio de 2008, la obra fue definida por Marcou como un melodrama homosexual sobre el universo lésbico. Valeria Actis y Checha Amorosi interpretan a dos mujeres que se reencuentran, mostrando la dificultad de soportar el abandono y las consecuencias que acarrean los vínculos.


Lame Vulva

Interesado en explorar el tema de la violencia doméstica, el director estrenó en septiembre del año pasado una obra que parte de la premisa de que una mujer puede, al igual que un hombre, convertirse en verdugo. Además de Amorosi, Lilian Fittipaldi y Javier Rosón formaron el elenco.


Brillosa

En el espectáculo —montado este año y cuya temporada concluye el jueves—, seis actrices llevan a escena un relato acerca de los deseos, las frustraciones y las apariencias, y sobre los límites de cada uno, así como las elecciones que se hacen en la vida, con sus respectivas consecuencias.


ALDEA CULTURAL (AC). Hace tres años fundaste el Teatro Crudo, del cual eres director. ¿Cuál es el balance que haces de este período?


MARTÍN MARCOU (MM). El balance es positivo, lo cual no significa en absoluto, que no hayamos atravesado momentos de desasosiego, de cansancio, de desaliento. Hemos tenido experiencias intensas y gratificantes. Y también períodos donde la cosa se nos hizo cuesta arriba. El grupo surgió en el 2006 a partir de mi necesidad imperiosa de autogestionar un espacio de experimentación. Cuando se golpean puertas y no se abren, cuando tenés ganas de decir lo tuyo y no encontrás sostenes, lo mejor es no esperar a que las cosas lleguen, sino salir en su búsqueda, sin tener miedo al error, a equivocarse.


AC. Actualmente está en cartelera Brillosa, tú más reciente creación. Cuéntanos un poco sobre la obra y de tu percepción acerca de ella, al verla en escena.


MM. Brillosa es una pieza simple y extraña a la vez. Es muy posmoderna, imperfecta y fragmentada en su construcción. Que funcione depende de la intensidad, y de lo hilarantes y relajadas que estén las actrices a la hora de la función. Es un permitido dentro de lo que venía haciendo hasta ahora. Se edificó en base a retazos de momentos creados por las actrices en los ensayos. Estas situaciones de estados fueron atravesadas por textos sueltos, que escribí sin la intención de construir una historia. La mixtura entre lo que las actrices traen consigo y son a la hora del trabajo, combinado con algunas de mis obsesiones, dieron como resultado un todo que es cruel y divertido al mismo tiempo. Como resultado del proceso creativo, apareció un primer corte, una primera versión, que con el correr de las presentaciones va mutando, ajustándose en su propia forma y dinámica. El desafío es que en sólo 10 presentaciones la pieza pueda alcanzar una forma que nos termine cerrando a todos.


Brillosa es una edición grupal progresiva, que acontece función a función. La obra son las actrices hablando de temas como la soledad, la muerte, el desprecio, el vacío, el desamor y principalmente de sus inseguridades y las mías. El público tiene un lugar esencial en la propuesta, porque es el que construye el relato con su mirada. La obra también ironiza bastante, sobre ciertos recursos de los cuales nos valemos 'algunos creadores' en este tiempo, para contar nuestras miradas. Me interesa desvelar el uso y abuso que se hace a veces del efecto, de los gritos, de las peleas y cómo el capricho y la arbitrariedad a la hora de montar una obra tienen su protagonismo. Me divierten los entretelones, evidenciar las fallas, los errores y accidentes, que las actrices dialoguen con el público de forma desprolija, reírme a mi modo del uso de los desnudos, las coreografías y la tecnología digital, entre otros elementos. Preguntarme en escena por qué y para qué tanta maraña de cosas y elementos decorativos y qué pasa con las historia. Me autorizo a divertirme con eso, y las actrices son cómplices de ese juego, lo acompañan muy bien.


AC. Desmesura Vaginal, Lame Vulva, Tortita de Manteca... Todas ellas son obras que hablan de mujeres. ¿De dónde viene ese interés por el universo femenino, que siempre está retratado en tus espectáculos?


MM. Siempre suelen preguntarme eso. Y cada vez que lo hacen, lo vuelvo a pensar. Creo que mi interés por el universo femenino va de la mano con mi historia personal. Mi madre, mi abuela, mis tías, mi prima, mi hermana, mis amigas de la infancia, mis maestras, las señoras del pueblo donde me crié han tenido una fuerte y determinante presencia en mi vida. Estar rodeado de actrices es como seguir rodeado de aquel afecto que recibí de niño, de esa atención especial que construyo en gran parte mi identidad. Al mismo tiempo la mujer como figura, como institución, como ser político me merece el mayor de los respetos. Soy feliz entre mujeres, las banco a morir.


AC. ¿Cómo ves el panorama actual del teatro independiente argentino y por qué crees que es tan fuerte y prolífico, como tal vez en ningún otro país del continente?


MM. Es una pregunta compleja. Además de hacer teatro, y de leer teatro, suelo ver muchas obras. Es un buen ejercicio para ver dónde uno está situado. Creo que hay cosas muy buenas y también de las otras, como ha sucedido siempre. La proliferación de grupos tiene su cosa positiva, que está ligada a la libertad que tenemos de crear, pero a veces en función de esa libertad, y en el afán de hacer, se resigna la calidad de las propuestas. Es necesario y legítimo que cada uno se exprese del modo que lo necesita, pero lamentablemente no hay público para todos. En todo caso habría que rever hacia dónde se apunta, como crear nuevos públicos que sostengan a todos los que hacemos teatro. Hacerse un nicho, un espacio en el teatro independiente no es sencillo. Es verdad que en Argentina se hace teatro en locales abandonados, en galpones, en fábricas, en depósitos, y obvio en espacios preparados especialmente para tal fin, pero hay muchos grupos satélites, que hacen sólo un trabajo y luego se desarman, y hay otros, en donde me incluyo, que priorizamos la investigación, y que luchamos creativamente contra la falta de producción. Me interesa buscar nuevos lenguajes, forzar mi propia imaginación y la del espectador, me gusta trabajar de manera independiente y democrática, donde los roles participativos nutran la propuesta de inventiva, ingenio e impulsos transformadores.


AC. Con tus espectáculos viajaste a festivales en Argentina y en el exterior. ¿Notas una diferencia entre cómo recibe tu obra el público bonaerense y el de otras partes o las reacciones son parecidas?


MM. El público siempre recibe el trabajo de manera diferente. Cada función es única en ese sentido. Inclusive en Buenos Aires, en la misma sala, con la misma obra. De un fin de semana al otro, podés apreciar grandes diferencias en ese sentido. Nosotros hemos recorrido muchos lugares con nuestras obras, hemos actuado en un bosque, en una iglesia, en pueblo indígena, en un penal de máxima seguridad, al aire libre y en lugares más tradicionales, y recibimos lecturas diferentes sobre un mismo trabajo. La multiplicidad de miradas, de sensaciones, de estados por los que atraviesa el público resignifica todo el tiempo nuestro trabajo, lo nutre, le da otro sentido.


AC. Estudiaste guión y eres formado en dirección y producción de cine y televisión. En algún momento, ¿piensas dirigir o escribir trabajos también para la pantalla, ya sean cortos o largometrajes?


MM. Tengo guiones escritos y muchas ideas. Y con la cuestión digital, sé que ahora es más factible poder hacer una película. No digo sencillo, pero no es imposible, pero aún no sentí esa fuerte necesidad. Me gustaría primero actuar en cine, es un sueño. Un deseo que lo tengo muy presente. Y creo que lo del cine va a llegar como consecuencia y preponderancia de trabajo. No sé en cuánto tiempo, pero me veo haciendo cine como actor y como director de mis propias películas en unos años.


AC. ¿Cuáles son tus proyectos para el próximo año? ¿Estás trabajando en nuevos textos para llevar a escena?


MM. Tengo la idea de trabajar con dos obras. Por un lado un espectáculo que se llama Te Estaba Esperando, que habla sobre cómo el prejuicio con uno mismo puede operar a todo nivel como nuestro peor aliado. También pienso montar una pieza de temática gay, protagonizada por hombres, donde voy a abordar temas como la búsqueda de sexo casual en la vía pública y la traición. Voy a viajar a varios festivales con mis obras como todos los años, y organizaré dos ciclos de teatro.


El portal de las artes escénicas y audiovisuales de América Latina

http://www.aldeacultural.com/

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Entrevista a Martín Marcou para Palermonline

¿Cómo te llamas, cuantos años tenés, de que signo y de que cuadro de fútbol sos fans?

Martín Marcou, 31 años, capricorniano, simpatizante de River Plate.

¿Hace cuanto que trabajas en el mundo del Teatro y la dramaturgia? ¿Cómo fueron tus primeros pasos?

Mi relación con el teatro comenzó desde pequeño. Mis juegos de infancia, en su mayoría, estuvieron relacionados con distintas formas de representación de la realidad que me circundaba. Me críe en un pueblo muy chico de la Patagonia, en una zona rural, con pocos habitantes. Pocos niñxs. Jugué mucho al aire libre. Recuerdo que durante un tiempo jugué a que formaba parte de una serie para televisión, era el protagonista de un programa que había inventado que se llamaba “Los Invencibles”, éramos algo así como súper héroes que peleábamos con villanos que venían a destruir el planeta. Todos los días a las 18hs venían los chicos a buscarme a casa y montábamos escenas. Siempre terminábamos el capítulo en un momento dramático, y al otro día el juego continuaba en el lugar donde habíamos dejado la acción. Yo dirigía a mis amigos, las situaciones y decidía donde parábamos, tenía que durar una hora, porque en mi cabeza formábamos parte de una grilla de programación, y el programa era híper – exitoso. También durante muchos años inventé novelas en mi cabeza, culebrones lacrimógenos. Cuando ya estaba acostado a punto de dormir, construía con mi mente interminables secuencias románticas que incluían cortina musical, presentación con títulos y hasta una cantidad de capítulos determinados. Ese creo que fue un ejercicio muy interesante para alimentar mi imaginación. A los 10 años comencé a escribir mi vida en diarios íntimos y eso lo hago hasta la fecha. Con el paso de los años lo que hice fue formalizar a través del estudio académico, esos impulsos lúdicos que funcionaron como agentes activadores de mi mundo de fantasías. Estudié entonces teatro, cine, guión, y me animé a hacer cosas para materializar básicamente mis historias. Me encanta contar historias.

¿Por qué Tortita de Manteca y después Brillosa, con que seguís?

Tortita de Manteca es una obra de teatro con la que he aprendido muchas cosas, y con la que haré funciones el año que viene. La obra fue vista por mucha gente, viajó a festivales y fue madurando ampliamente. Es una historia de amor donde intenté contar en principio, los vestigios de una relación que tuve, y que duró 7 años. Lo bueno de la pieza, es que por suerte terminó trascendiendo toda esa cuestión personal y se convirtió en un ejercicio sobre como elegir priorizar la dignidad ante situaciones dolorosas como son los abandonos. Brillosa en cambio es una apuesta ligada al deseo de trabajar con actrices con las que yo quería trabajar, me interesaba lo vincular a nivel grupal, el experimento como posibilidad de que emergan formas nuevas en mi teatro, pero partiendo de recursos sencillos. Terminó convirtiéndose en un híbrido posmoderno. La obra entre otras cosas, ironiza sobre ciertos clichés del teatro, donde me río de esas cuestiones, pero también un poco de mí y mis formas de producción. Para el 2010 tengo escritas dos obras, y sumaré gente nueva a los proyectos, quiero seguir profundizando en temas que abordé en mis otros espectáculos y sobre todo en los elementos del montaje, mi vínculo con el actor, los espacios y sus contextos. A mitad de año dictaré un curso de actuación tomando como base a algunos autores que vi en la Licenciatura en Enseñanza Audiovisuales que acabo de concluir y es probable que organice un par de ciclos teatrales. Como siempre me seguiré formando y viajaré a Festivales.

¿Que significa para vos la palabra Teatro?

Para mí el teatro es posibilidad discursiva. Es resistencia, construcción de lenguajes desde la presencia. Es un recurso para edificar una mirada crítica, es entretenimiento, impacto y reflexión. Es el lugar donde me paro para decir. Es un espacio para fabricar universos que rescaten la integralidad de lo humano.

¿Primer plano o primerísimo primer plano?

Ambos. Según lo que se quiera recortar.

El teatro en estos tiempos está sufriendo modificaciones conceptual es. ¿El pueblo quiere saber de qué se trata, o los espectadores quieren tener la comida masticada?

El público que va al teatro busca estímulos diferentes, por eso existen todo tipo de espectáculos, tres circuitos formalmente reconocidos y diversidad de gente expectante. Algunos todavía quieren que se les cuente el cuentito con final feliz y con valores morales positivos y altruistas. Otros buscan lo experimental, lo diferente, quizás algo nuevo, un cambio en la verticalidad de sentido. El público representa solo un agente de consumo para muchos creadores. En lo particular no creo en la pasividad del público. El consumo debe ser crítico y los teatreros no fomentar solo la estimulación sensorial, sino la capacidad reflexiva en el otro.

¿Qué cambios se produjeron en los escenarios desde el teatro de Jerzy Grotowski hasta las puestas de Tinelli, o de la TV reality?

Es un tema basto. Me cuesta hacer un recorte preciso y que resulte interesante. Suelo situarme en la época que me toca vivir, que es con la que estoy comprometido. Pienso que la posmodernidad y su idea de fragmentación han impregnado inevitablemente parte del teatro que se hace actualmente. Internet, el cine, la televisión, la cultura mosaico, la híper – textualidad, y las nuevas tecnologías, entre otras cuestiones, colaboran con sus características para que haya modificaciones en nosotros como identidades sociales, entonces es lógico que estos nuevos ordenes y formas de ver el mundo intervengan en las historias que contamos y en nuestras visiones.

¿Si pudieras elegir un elenco sin problemas presupuestarios, a que actores y actrices del mundo convocas?

Me hubiese gustado mucho dirigir a Fernando Peña en una versión posmoderna de La Casa de Bernarda Alba, pero se nos fue. Él hubiese sido mi Bernarda perfecta. Volando más alto y jugando con mi imaginación, pienso que debe ser un deleite para los sentidos dirigir a Isabelle Huppert, Judi Dench, o Holy Hunter. También me encantaría trabajar con muchos actores y actrices locales. Pero la verdad es que si tuviera mucha plata me encantaría trabajar con las actrices que me hacen el aguante, sostienen mis ideas y le ponen el cuerpo a mis historias.

¿Cómo ves la política Cultural Kirchnerista y Macrista? ¿El teatro es hacer política por otros medios?

Todo acto finalmente termina siendo político. El teatro como todo medio donde se pueden volcar mensajes, es un soporte más que seductor. Es inexorable tomar una posición, que tu ideología no se transparente en tu trabajo. Creo en tomar posturas, posiciones. La toma de conciencia en algunas cuestiones se puede materializar a través de una expresión artística, siempre se ha hecho a lo largo de la historia del arte. No me cabe lo carente de sentido y dirección, lo liviano por liviano y efecto gratuito. No saber de lo que estoy hablando. Creo en lo que hago y lo que digo y lo defiendo. No me preocupa aprender de mis errores. Nunca tuve miedo a equivocarme. Con respecto a las políticas culturales, es un tema álgido, candente, para opinar con cuidado. Hoy todo el mundo opina de todo y eso tiene sus contras No me gusta opinar sin conocimiento de causa, sin embargo se me vienen muchas cosas a la cabeza, como por ejemplo (solo por nombrar algo) lo que sucedió con el teatro Colón. Hay anomalías que no se pueden negar, me pregunto cuáles son las prioridades de Macri, dónde pone el acento. Muchos espacios, como centros culturales donde monté mis obras cerraron, y hay mucha gente preocupada por el patrimonio urbano cultural. Estoy siempre atento a lo que va pasando a ese nivel, intento estar informado.

Vos trabajas mucho el concepto de “género femenino”, - Las porteñas son en general, depresivas, psicópatas, inseguras de sí mismas, histéricas, pesimistas, híper activas y pro - activas, Modositas, Botineras. . ¿Qué comida le recomen das a cada uno de estas clásicas porteñas?

Afortunadamente el género femenino da para mucho más que estas divisiones. Pienso que cada una tiene que comer lo que quiere y siente que necesita comer.

¿Cuál fue la situación más difícil a la que te has enfrentado en un Teatro?

Cosas graciosas y también dolorosas. Desde que entre un perro al escenario y empiece a ladrar en medio de una escena dramática, hasta la irrupción de una actriz mexicana al final de una función que dimos en un festival, interpelándome mediante un discurso por haberse sentido agredida con la representación. La falta de público siempre es dura, golpear puertas y que no se abran, o que me hayan pedido que cambie los títulos de mis obras por que eran “Fuertes”.

¿Cuál prenda es la que más te gusta sacarles a un hombre y a una mujer?

Me gusta que se las saquen solxs mientras yo miro.

Para un viernes a la noche ¿Cine o Teatro?

Teatro.

En tus últimas obras pones a la mujer en el centro de la escena. ¿Qué es lo que te motivo poner a 6 actrices en Brillosa?

Intuí que iba a armar un buen equipo, que las actrices me iban a enseñar cosas y que el resultado, pese a todas las peripecias atravesadas, me iba a terminar enriqueciendo, poniendo en otro lugar, es un eslabón más dentro de mi recorrido y mi deseo de superar obstáculos para crecer. Trabajar con mujeres es muy placentero para mí. Me encanta mimarlas. Que se sientan protegidas, que trabajen en un clima distendido y que crezcamos juntos en el ida y vuelta.

¿Cuál es la botinera que te cae mejor y peor? ¿Para ser botinera hay que ser antes ramera?

No entiendo mucho del tema, pero no creo que sea condición sine qua non ser ramera para ser botinera.

Ciudad

¿Cuál es al Supermercado que te hacen sentir realmente MAL y por qué?

Ninguno me pone lo suficientemente mal, pero podría ser COTO por que las colas son larguísimas y no me gusta esperar. Y DIA por que su iluminación y estética me deprimen. Aconsejo no ir a comprar un domingo a supermercados DIA si están tristonxs.

¿Cuál bar y resto recomen das para desayunar por Palermo Soho?

Soy extremadamente malo para recomendar lugares.

¿Sentís seguridad en la Ciudad de Buenos Aires?

Trato de no perseguirme con esas cuestiones. Pero soy prudente. Algunos medios descontextualizan la información y generan pánico, hay información tendenciosa. Eso lo tengo en cuenta para no vivir con la cabeza quemada. Pero tampoco soy necio y niego que no haya que cuidarse o estar atento.

Sociedad


- ¿El consumo de la marihuana hay que despenalizarlo?

Si.

- Sobre el aborto ¿hay que despenalizar y darle la libertad a la mujer para
que elija?

Si. El cuerpo de la mujer no es propiedad del estado, ni de la iglesia. No debería ser normado. La libre elección tiene que ver con la democracia. No estoy de acuerdo con que la justicia reglamente y delimite una decisión íntima, del orden de lo privado. Repudio cualquier ley que resulte represiva.

¿Los Gays deberían o podrían adoptar niños? y ¿El casamiento?

Estoy a favor de la libre expresión de nuestras sexualidades e identidades de género. Estamos viviendo los primeros diez años del siglo XXI. Los gay van a poder adoptar de acá a unos años, estoy seguro, y espero estar vivo para poder en práctica ese derecho. Apoyo la nueva ley de casamiento, deseo la igualdad de derechos.

Política

Opino en pocas palabras de:

- Nestor Kirchner: ¿Ex – presidente?
- Cristina Kirchner: Presidenta.
- Lilita Carrio: Verborragia.
- Cobos: Incertidumbre.
- Marcelo Tinelli: Show.
- Mauricio Macri: No entiendo bien que es ser Pro.
- D´Elia: Prepotencia.
- PJ: Un partido dividido.
- UCR: Un partido en desuso que busca alianzas.
- Piqueteros K: Por plata baila el mono.
- Piqueteros antiK: Por plata baila el mono.
- Izquierda Argentina: ¿?
- CGT: ¿Especie de sucursal del gobierno?
- CTA: Disidencia.
- El Campo: Un lugar.
- Derecha Argentina: ¿?

Fuente: palermonline
Sección: palermo reportajes
Fecha: 09 de diciembre 2009

http://palermonline.com.ar/noticias_2009/noticia_714_Palermo_Marcou.htm