jueves, 9 de septiembre de 2010

Gabriel Peralta para Crítica Teatral

Quiero pasar una tarde con Franco
Lo trascendente en lo cotidiano


Obra con dramaturgia y dirección de Martín Marcou

En la obra Quiero pasar una tarde con Franco, el dramaturgo y director Martín Marcou instala situaciones conflictivas en un logrado clima de cotidianeidad. De esta manera despoja de cualquier halo de solemnidad a temas tales como la aceptación del otro, la sexualidad y los prejuicios, haciéndonos acordar que la vida pasa más por el llano humano que por las alturas de los dioses.

Estos personajes enfrentar los conflictos con variables que van de la bondad a la maldad, de la generosidad a la avaricia y, del amor al odio. Por ese motivo ellos nunca se erigirán como héroes o villanos en estado puro y, andarán por la vida con sus raptos de valentía, con cierta cuota de bajeza, sacarán provecho de alguna situación o, darán abnegadamente algo de si mismos.

El principal merito del trabajo de Marcou es que no teme transitar por las flaquezas de nuestra sociedad, mas aún, profundiza ese costado para demostrar como se encuentra quebrado el tejido social, pero también como de esas flaquezas se puede encontrar alguna fuerza para torcer las cosas.
La disfuncionalidad familiar, en esta ocasión, es exhibida sin filtros, por eso los momentos de ternura como de crueldad por los que transita la pieza se observan de un modo visceral.

El elenco se abraza sin cortapisas al registro de exhibir el imaginario social de cada uno de sus personajes, logrando así fuertes contrastes en sus permanentes entrecruces.

Los elementos que conforman la escenografía diseñada por Ana Paul Fort Caneda sigue la línea de la cotidianeidad, con cierta tendencia a recargar sobre lo kitsch.

El vestuario de Eleonora Boffi esta plenamente logrado, ya que logra en sus prendas la exacta tipificación de cada personaje.
Quiero pasar una tarde con Franco, mira con comicidad, mordacidad y ternura a una sociedad, que por su historia, le cuesta dejar sus lastres de prejuicios y autoritarismos.

Gabriel Peralta

Para leer la nota original, hacer click sobre la imagen:

No hay comentarios: